lunes, 7 de diciembre de 2015

ARGENTINA: EL TRIUNFO DE LA DESIGUALDAD Y EL CULTO AL EGOÍSMO

   "Le temo más al frío corazón de algunos compañeros, que a la ofensiva de los oligarcas"
EVITA  PERÓN
Por Carlos Prigollini / Ciudad de México, 28 de noviembre 2015
El pasado domingo 22 de noviembre, un sub-producto del marketing, apoyado por la derecha vernácula, la embajada de Estados Unidos y los medios hegemónicos llegó a la presidencia de la Nación.
Mauricio Macri es el primer presidente de derecha que arriba al gobierno por elecciones nacionales. Elecciones que pierde el Frente para la Victoria (FpV), por un estrecho margen de aproximadamente el 2.60 % , pero que sin embargo tiene el valor histórico de reconocer la derrota con hidalguía el mismo día de la celebración del voto.
Cómo dice la presidenta Cristina Kirchner: ¿qué hubiera pasado si las cosas hubieran sido a la inversa?
Más allá del resultado y de las críticas con pases de facturas incluidas por el oficialismo, cabe destacar que la gran jornada democrática dejó un sabor amargo para aquellos que llevamos largos años militando por una sociedad más igualitaria. 
Los errores cometidos, la falta de formación de cuadros, la carencia de democracia interna o pereza intelectual de algunos funcionarios, sumado a una continua y mala estrategia de comunicación (entender que no sólo se trata de otorgar derechos sociales, sino también de acompañar a los mismos de un profundo grado de concientización ideológica) fueron tal vez la huida de muchos votos que la propia Presidenta de la Nación supo captar en el 2011 con un avasallante triunfo que determinaron el 54% de los votos a favor de Cristina.
Consecuencia de ello, más la siempre frágil memoria de vastos sectores populares y de clase media, arriba al gobierno una derecha encubierta en piel de cordero, que poco puede ofrecer a la población si nos detenemos a observar el gabinete nombrado en esta semana, y la historia de estos nuevos CEOs o Managment de empresas privadas, hoy devenidos en funcionarios del nuevo gobierno. 
El trío de economistas que acompañara al fracasado y procesado ex "superministro" Domingo Cavallo, (el mismo ministro que decidiera la confiscación de los ahorros bancarios de los ciudadanos en el año 2002) conformados por Alfonso Prat Gay, Carlos Melconián y Federico Sturzenegger estará nuevamente vigente en la conducción de una Patria Financiera que vuelve con el ABC del neoliberalismo: libre mercado, ingreso irrestricto de importaciones, disminución de impuestos a sojeros, exportadores de granos, trigo, maíz, así como también un fuerte tarifazo que llega casi al 350%, sumado al incremento de un 130% en la harina y sus derivados. Todas estas medidas van acompañadas de la clásica megadevaluación, y la "libertad" para la clase media y alta de comprar y vender dólares, levantando el estigmatizado cepo cambiario, lo que significa una rápida licuación de los salarios de los trabajadores, trasladado al  ingreso de pensionados y jubilados.
La apertura, el libre movimiento de capitales, hacen más vulnerables a las economías, más dependientes de  variables externas. 
Estos economistas y ministros que Macri supo mantener en silencio, antes del triunfo electoral, son los mismos que fundieron a la Nación en el período post-Menem, en los años 2001/2002. Su identidad con los sectores más concentrados de la economía data de vieja época, el caso de Prat Gay con JP Morgan, o la futura ministra de Justicia, Patricia Bullrich con el famoso recorte del 13% a los jubilados durante el gobierno del destituído presidente Fernando De la Rúa. 
La misma película que los argentinos vivimos hace 13 años, parece repetirse con un proceso viejo, gastado y fracasado. Esto es el triunfo de la desigualdad y el culto al egoísmo, que la ultraneoliberal y fundamentalista Ayn Rand pregonara en uno de sus pocos pedagógicos libros. Un proceso en el que prevalecerán la desregulación y las privatizaciones  que a su vez atraen masivamente capitales en busca de una alta rentabilidad, ese ingresos de capitales hace aumentar el valor de las acciones y de activos de todo tipo, con lo que fácilmente se produce una burbuja, que tarde o temprano estalla.
Tras este tipo de simulaciones, encontramos un discurso vacuo, sin contenido, con globitos de colores y extraños bailes del nuevo presidente al estilo Fredy Mercury, que sólo atañen a una frivolidad que conduce a "ser más felices" o que "los argentinos nos merecemos algo mejor".
Avalado por el Poder Judicial, que hicieron la vista gorda a las 214 denuncias de diferente índole contra Macri, los medios hegemónicos que no dejaron de martillar las 24 horas del día, los 365 días del año en favor de su candidato, un trabajo basado en la mentira y el ocultamiento, taladrando cabezas débiles para que vean en un gobierno popular a un enemigo del pueblo. Esos sectores, desgraciadamente le entregaron el país a los grupos de poder. El poderoso medio Clarín, a través de las chicanas cautelares que los jueces amigos le servían en bandeja, no atendió jamás la sanción impuesta  por la famosa y maltratada ley de medios, ley votada por el Congreso de la Nación. De esta manera el PRO se erige en una nueva llamada de atención para los pueblos de Nuestra América. Mucho más cuando Macri, violando las más elementales normas de protocolo internacional, se auto proclama como punta de lanza contra el gobierno bolivariano de Venezuela, aclarando que exige la libertad de los "presos políticos".
Son muchos más los interrogantes, cuando ante los reclamos de organismos de derechos humanos, sólo tiene el silencio cómplice como respuesta, tal como lo declararan Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto, en cuanto al tema de la vigencia de estos Derechos y las comisiones de Memoria, Verdad y Justicia, que el oligárquico diario La Nación, denostara en su editorial del lunes pasado, mereciendo el repudio generalizado y sobre todo de los trabajadores de su propia planta de producción.
Argentina se encuentra en horas difíciles de afrontar, pero un país dividido en dos sólo tiene que esperar que los sectores más esclarecidos, acompañados por el conjunto de la población, presenten la batalla necesaria para evitar el desarrollo de una política reaccionaria que apunta a que este gobierno macrista,  sea el agente de los ricos, el capital concentrado en pocas manos y del pensamiento más recalcitrante de la derecha extrema.
                                                                          

domingo, 15 de noviembre de 2015

¿POR QUÉ NO VOTO A MACRI?


¿Por qué no voto a Macri?

Por Hernán Briesa / 15 noviembre 2015 / Infonews

La primera razón es estrictamente afectiva. Ni Mauricio Macri ni casi ninguno de sus funcionarios y seguidores me representan personalmente. No me identifica, no es como yo, nunca fue como yo, pertenece a otro mundo, a otros modos, representa intereses siempre contradictorios a los míos. No es de mi barrio, es decir, de la geografía de los hombres de a pie, de los trabajadores, de mis vecinos. Macri no se parece a mis amigos, no piensa como mis padres, no vive como hermana, no sufre como mis vecinos. Pertenece, además, a la clase social que siempre empobreció al país. Todos los votos son de tipo afectivo, a no engañarse, también quienes votan a Macri lo hacen o porque son como él o porque les gustaría ser como él. A mí, personalmente, no me gusta lo que Macri significa en términos sociales, culturales, económicos y políticos.
2- No lo voto porque la forma de generar riquezas que realizó su familia fue a costa del Estado argentino, es decir, de todos nosotros. No contentos con formar parte de la Patria Contratista en los años setenta, el grupo Socma, tras haber agrandado su patrimonio exponencialmente durante la dictadura militar, una vez terminado el festival de la "plata dulce" les encajó, en 1982, a los argentinos la deuda externa de su grupo económico a través del decreto de estatización de la deuda externa privada que firmó un jovencísimo Domingo Cavallo, empobrecedor serial de los argentinos en la década del noventa y a principios del siglo XXI. Casualmente, Cavallo, hoy, apoya la candidatura presidencial de su siempre favorecido.
"No voto a Macri porque el plan económico que van a llevar a adelante y se oculta públicamente significa un gran traspaso de riquezas de los sectores bajos y medios a los círculos concentrados de poder".
3- No voto a Macri porque en la ciudad en la que vivo, Buenos Aires, su gestión no fue buena y convirtió al Estado municipal en una caja recaudadora: a) aumentó los impuestos fijos en un cien por ciento, b) incrementó el endeudamiento en dólares en un 250 por ciento, mientras el Estado nacional reestructuró su deuda de manera soberana, c) prometió 44 kilómetros de subte e hizo sólo 450 metros, d) incrementó en un 95 por ciento la cantidad de funcionarios públicos, e) no sólo no construyó hospitales nuevos sino que desfinanció al Garrahan y creó apenas un par de centros de atención pública sin insumos, f) fue el gobernador que más leyes vetó dentro de su distrito, convirtiéndose así en un autócrata que gobernó sin respetar la Constitución porteña, g) construyó apenas 13 escuelas en ocho años y subejecutó el presupuesto educativo, es decir, gastó menos de lo que tenía proyectado sólo para poder destinar recursos al área de publicidad, por ejemplo, h) de las 10 mil viviendas prometidas por año de gestión sólo construyó 350, i) el Banco Ciudad concedió préstamos personales a los propios funcionarios de su gobierno por un valor cercano al millón y medio de pesos, j) está actualmente procesado por espiar telefónicamente a ciudadanos, k) desmanteló las políticas culturales, l) construyó bicisendas, una buena idea, mal implementadas, ll) tolera en la Ciudad decenas de talleres clandestinos con mano de obra esclava, m) utilizó a la UCEP en un grupo de represión callejera, n) el metrobús de la avenida 9 de Julio no funcionó bien, ñ) recientemente se descubrieron contratos millonarios fantasmas en el área de comunicación y publicidad, y no legisló en materia de distribución equitativa de la pauta oficial. Por último, hay que tener en cuenta que el presupuesto de la Ciudad es el tercero en importancia después de Nación y provincia de Buenos Aires, es decir, realizar una mala gestión es como chocar una calesita.
4- No voto a Macri porque su equipo económico está integrado por los mismos técnicos que hundieron al Estado en la década del noventa y el gobierno de Fernando de la Rúa: Carlos Melconian, Pablo Rojo, Alfredo Sturzenegger, Miguel Broda, José Luis Espert, Alfonso Prat-Gay, la mayoría de ellos, egresados de los principales centros de producción intelectual de los Estados Unidos y por lo tanto responden ideológicamente a esos centros de distribución de ideología.
5- No voto a Macri porque el plan económico que van a llevar a adelante y se oculta públicamente significa un gran traspaso de riquezas de los sectores bajos y medios a los círculos concentrados de poder: a) una devaluación del peso representa una caída en el poder adquisitivo de la población de más de la mitad de su sueldo. Un dólar alto sólo beneficia a los exportadores; b) la apertura de la importación de productos manufacturados significa una virtual destrucción del complejo industrial argentino que tiene apenas 12 o 13 años de recuperación asistida. Cabe aclarar que estas medidas impactan sólo sobre las industrias que importan insumos y venden en el mercado interno, es decir, las mayorías de ellas pequeñas y medianas empresas que representan el 80 por ciento del mercado de trabajo, es decir que, abrir las importaciones, como ocurrió en los '90, cuando la desocupación trepó al 25 por ciento, es atentar contra el trabajo de la mayoría de los argentinos; c) si Macri replica la política de endeudamiento de la Ciudad en el ámbito nacional, el resultado será desastroso: luego de una reestructuración magistral de la deuda externa nacional durante el gobierno kirchnerista, los economistas neoliberales están dispuestos a poner de rodillas al Estado nuevamente frente a los organismos de crédito internacional y por lo tanto a las dictámenes en política exterior de los Estados Unidos; d) romper el Mercosur y enfriar la Unasur, y cambiar estratégicamente la zona de influencia de China y Rusia por la de Estados Unidos y Europa, también destruye el trabajo de los argentinos, ya que Argentina cambiaría una alianza complementaria por un vasallaje competitivo.
6- No voto a Macri porque no quiero que mi país vuelva al pasado.

lunes, 2 de noviembre de 2015

ARGENTINA: ¿AVANZAR CON SCIOLI O RETROCEDER CON MACRI?‏

 "La clase media cuándo está bien vota mal y cuándo está mal vota bien."
                                                                                                            ARTURO JAURETCHE
Por Carlos Prigollini / Ciudad de México, noviembre de 2015
En una columna anterior advertíamos que en el interior del escenario argentino, muchos adversarios políticos  eran enemigos declarados de la democracia. 
Prueba evidente de ello es el hecho que de 867 leyes declaradas en los últimos años por el oficialismo, ninguna de ellas fue aprobada por la restauración conservadora nucleada en la oposición PRO que dirige Mauricio Macri. Es obvio cuando observamos la lógica neoliberal, que no sólo tienden a desconfiar de la democracia, si no que dan siempre prioridad absoluta al mercado como garantía de la libertad individual. Para ellos el mercado es insuperable en términos técnicos, pero también en términos morales y políticos.
Así las cosas, y después de la asombrosa y lamentable para muchos, experiencia del domingo pasado en las elecciones de Argentina, el resultado determina una segunda vuelta entre el gobernante Frente para la Victoria y la derechista Alianza Cambiemos - que dicho sea de paso no tiene nada de cambio y mucho de retroceso a la lamentable década de los años 90-.
Observamos para esta segunda vuelta electoral dos modelos diferentes de país: por un lado la inclusión, el desarrollo, la recuperación de la soberanía del país, sumado a grandes logros como la asignación universal por hijo, la estatización de YPF, Aerolíneas Argentinas, las AFJP (Asociación de fondos para jubilados y pensionados),con la regularización de más de 3 millones de jubilados, el matrimonio igualitario, fertilización asistida, la identidad de género, el legítimo juicio y castigo a los culpables, apropiadores de niños y asesinos de la pasada dictadura militar, el regreso a la militancia de amplios sectores sociales, volver a creer en la política, desarrollo en Ciencia y Tecnología, fútbol por televisión para todos los sectores sociales, la aún incumplida ley de medios del grupo monopólico Clarín, los 6 millones nuevos de puestos de trabajo, el combate permanente al desempleo y la pobreza extrema, la mayor distribución de la renta en la historia del país, el desendeudamiento del Producto Interno Bruto, con el consiguiente desarrollo sostenido, la resistencia al pago usurero a los nefastos Fondos Buitres, para no volver a depender del sistema financiero internacional, así como también una incesante y prolífica actividad cultural que enmarca las mejores tradiciones e inquietudes del pueblo argentino, al alcance de cualquier ciudadano común.
Quienes durante los últimos doce años hemos realizado un constante apoyo crítico al gobierno de Néstor y Cristina Kirchner no dejamos de ver que existen asignaturas pendientes que señalamos en varias ocasiones (Monsanto, Compañías mineras,falta de formación de nuevos cuadros políticos, profundización de la democracia interna, horizontalizar el crecimiento del Frente para la Victoria en todas sus agrupaciones internas,  mayor voluntad política en el tema de la seguridad de los ciudadanos), pero no por ello vamos a perder de vista los logros conseguidos, como lo señalamos más arriba. Y mucho menos que de no lograr la mayoría el próximo 22 de noviembre estaremos ante el principio del fin, ya que es indudable que en la vereda opuesta solo escucharemos el nauseabundo discurso de aquellos que en un alarde de ego y desmesura propiciaron a través del brutal y feroz golpeteo mediático una profunda división en los argentinos y también en el partido gobernante.
Absurdas operaciones mediáticas con acusaciones estridentes que jamás han logrado comprobar, actores o actrices devenidos en políticos stand up, periodistas mercenarios y camaleónicos al servicio de espúreos intereses, y jueces que incentivaron el problema de inseguridad dejando libres a delincuentes de cuello blanco y ladrones amparados por el Poder Judicial. Los medios hegemónicos conocen muy bien su función, razón por la cual no ha sido casual que la derecha  haya ganado las provincias dónde mayor influencia y tiraje tienen sus diarios, revistas y canales de TV, tal es el caso de Provincia de Buenos Aires, Capital  Federal, Santa Fé, Córdoba y Mendoza. Se valieron de un machacar constante, vacuo, lleno de mensajes de pánico, manipulando a la gente a través de noticias dramáticas, de un constante llamamiento al reiterado "fin de ciclo",  de que se va acabar la "dictadura K". Sólo en lo que va de transcurso de este año, llenaron sus páginas con extravagancias y noticias falsas, como también impusieron su agenda mediática con la muerte de un fiscal "asesinado por la Presidenta", del que al día de hoy solo se conocen de el aventuras con top model, enormes cantidades de dinero depositadas en el exterior, así como también  continuas visitas a las Embajadas de Estados Unidos e Israel, hablaron de fraude en Tucumán, pero no mencionan el mismo flagelo cuándo ellos ganan, de falsas acusaciones y vinculaciones con el narcotráfico al candidato Aníbal Fernández por la Provincia de Buenos Aires, lo que se traduciría en una importante baja de votos del candidato oficial, a cambio del consabido voto  en favor de la candidata opositora Eugenia Vidal .
 Podemos decir en síntesis que consiguieron su objetivo, llevar a un ballotage a un empresario procesado y cuestionado por la mitad de los argentinos, un político mediocre que no puede hasta el día de hoy clarificar sus impresentables propuestas políticas neoliberales, porque no solo le miente a la gente, sino porque sabe que en definitiva es el gerente de las grandes corporaciones,de  los simpatizantes de la última dictadura y sobre todo porque está al servicio del Partido Republicano de Estados Unidos.
Espero que el pueblo argentino no se deje engañar, que por el bien de nuestra amada Argentina vote Scioli-Zanini, e independientemente del resultado, que sobrevenga una sana autocrítica hacia el interior del Frente para la Victoria.

jueves, 8 de octubre de 2015

ARGENTINA. OPOSICIÓN: ¿ADVERSARIOS POLÍTICOS O ENEMIGOS DE LA DEMOCRACIA?

Por Carlos Prigollini / Ciudad de México, 7 de octubre de 2015

El próximo 25 de octubre, el pueblo argentino concurrirá a las urnas para determinar quién será el presidente de la Nación en los próximos cuatro años de gobierno. Según las encuestas el principal candidato al sillón de Rivadavia es Daniel Scioli, del Frente para la Victoria (FpV) quién mantiene una distancia de entre 9 y 12 puntos sobre sus más inmediatos adversarios. Si la distancia en los comicios fuera menor a diez puntos, ello obligaría a una segunda vuelta o ballotage, en el mes de noviembre.

El escenario aparece muy polarizado entre el proyecto nacional y popular que iniciara Néstor Kirchner en el año 2003, y continuara su esposa Cristina Fernández entre 2007 Y 2015. Un proyecto que dio su lugar a los sectores más vulnerables e invisibles, además de mejorar las condiciones del país como bien lo señalan diferentes organismos multilaterales. En otras columnas de este mismo espacio nos hemos referido a la impresionante política económica que permitiera la inclusión de los sectores más pobres al mercado laboral, la baja de la pobreza extrema, así como también los logros concebidos en la distribución de la renta del PIB, (más del 50%) que fue la mayor  de este pasado medio siglo.

Agregando que en el plano internacional, Argentina decidió dejar las famosas “relaciones carnales” con Estados Unidos, para entonces latinoamericanizarse a través de la unidad regional como el ALBA, el Mercosur, la Unasur, la Celac  con otros presidentes regionales como Evo Morales, Pepe Mujica, Lula, Chávez, Correa y regresar a la amistad e intercambio con la Revolución Cubana. También y gracias a la política de Estado kirchnerista, sumado a la impresionante movilización de diferentes organismos, mas la heroica resistencia de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, convertirse en vanguardia y modelo del mundo por su política de Derechos Humanos y su innegociable premisa de Memoria, Verdad y Justicia. Demostró su firmeza ante los agazapados y golpistas Fondos Buitres, que exigían un pago desigual y usurero, capaz de destrozar cualquier país periférico, pero que encontraron la resistencia y el patriotismo de la presidenta de la Nación.

Todo ello ante  una extraña gama de opositores políticos que se dedicaron durante más de diez años a boicotear todo tipo de leyes e iniciativas presentadas en el Congreso Nacional. Este abanico de derecha neoliberal fue consecuente solo en una serie de obstáculos y absurdas negativas a todo aquello que partía de una base de desarrollo, construcción y derechos que jamás se habían dado en los últimos 60 años de la vida política argentina. No conforme con ello, insistieron con golpes blandos y de otras especies, alimentados por la Embajada de Estados Unidos y un fiscal que falleciera en circunstancias hasta hoy desconocidas.

Llenos de contradicciones y golpes bajos, la oposición representada por el empresario procesado Mauricio Macri, exhibió en toda su gestión una serie inaceptable de mentiras, desmemorias, olvidos y sobre todo una insultante impunidad, siempre blindados por los grandes medios hegemónicos, como el oligopolio Clarín – que desde hace más de 5 años infringe la ley de medios- y el centenario diario de la oligarquía, La Nación, sumado a un Poder Judicial especializado en hacer  favores y la vista gorda a las inquietantes acusaciones que pesan sobre su delfín político.

Acusado penalmente por contrabando de autopartes, escuchas ilegales, represión a los pacientes del Hospital Borda, evasor de su ex empresa Sevel-Fiat, posteriormente beneficiado en una suma sideral  por la estatización de la deuda privada del ex ministro, el inefable y también procesado Domingo Cavallo.  Macri va al frente en una larga lista de delitos que no se comprendería sin el aval ejercido por los conservadores medios y jueces que establecen su campaña, más allá de los recientes y sonados casos de corrupción que se dieron a conocer en las últimas semanas, por el principal diputado por la Provincia de Buenos Aires, el periodista deportivo Fernando Niembro, acusado de no comprobar más de 21 millones de pesos por “determinados servicios al Gobierno de la Ciudad”, asi como los llamativos “préstamos” por 100 millones de pesos a su amigo Nicolás Caputo.

Cabe recordar que Macri gobernó la Ciudad de Buenos Aires durante 8 años, fomentando la pobreza extrema y la mortalidad infantil en la misma, a pesar de recibir la mayor participación del erario público, en relación al resto de las provincias de la Nación.
Su partido contó con la anuencia cómplice y servil de periodistas dedicados a la permanente desinformación, que preocupados por los casos de corrupción oficial, omitían toda la serie de corruptelas y peculados que se realizaban a través de una oposición, cada día más cínica y mentirosa, (caso Nisman, entre otros ejemplos), que a través de toneladas de basura mediática invadieron por TV y otros medios los hogares de millones de argentinos, ya sea por boca de sus adláteres que en nombre de la “sociedad” y la “gente” decretaron el “fin de ciclo kirchnerista”, pero sin proponérselo si determinaron la muerte de un partido político nacional y centenario como la legendaria UCR (Unión Cívica Radical).

Cabe preguntarse si este conjunto de operadores, mercenarios y empresarios convertidos en políticos, basados en un compendio de estupidez, ignorancia y prejuicios racistas y misóginos, conforman una alternativa política, o son realmente los enemigos de la democracia argentina, que después de tanta sangre derramada  costó recuperar?
                                                                                                                                                        México, D.F., 7 de octubre de 2015.

viernes, 25 de septiembre de 2015

EL "SOCIALISTA" FELIPE GONZÁLEZ : "PINOCHET RESPETABA MÁS LOS DDHH QUE MADURO"



FELIPE GONZALEZ: CANALLA!!!


Pinochet, el buen genocida


Salvador Allende se estará revolviendo de dolor en su tumba allá donde esté. Las declaraciones de  Felipe González asegurando que Pinochet respetaba más los derechos humanos durante su dictadura que un presidente democráticamente elegido como Nicolás Maduro, supone una grave traición. Ofensa y traición a las víctimas, ofensa y traición al socialismo chileno y al español, que tuvo siempre a Allende como un icono; la más grave de las muchas ofensas y traiciones a la izquierda latinoamericana que ya lleva acumuladas González.


No hace falta ser chavista para repudiar esas declaraciones, como no hace falta ser independentista para repudiar su comparación del proceso soberanista con el fascismo. ¿Seguirá defendiendo Pedro Sánchez públicamente a su compañero de partido tras estas declaraciones  como hizo cuando este realizó su provocadora visita a Caracas?

Sus palabras no las dijo en caliente en una reunión entre amigos, las escribió en una tribuna de prensa a toda página en un caso y las pronunció en una rueda de prensa en el otro, participando así cada vez más más agresivamente  en la campaña golpista a medida que se acercan las elecciones generales venezolanas.

Las declaraciones de González son una clara traición a lo que representó Allende, el primer presidente socialista en todo el continente americano en ser elegido democráticamente, un presidente que se atrevió a enfrentar no solo a la más rancia oligarquía chilena sino al propio imperio estadounidense en plena Guerra Fría.

Ni Maduro es Allende, ni Obama es Nixon, ni el contexto mundial es el mismo obviamente.

Sin embargo, sí se pueden encontrar varias similitudes entre los protagonistas que prepararon el  golpe de Estado de 2002 contra Hugo Chávez, y que siguen preparándolo contra Nicolás Maduro, y la gran trama civil que preparó durante tiempo el derrocamiento de Allende.
En ambos casos coinciden el sector oligárquico más agresivo y la gran patronal, afectados por un cambio en las reglas de juego que les beneficiaron durante décadas, y los poderosos medios de comunicación que los representan y de los cuales buena parte de las veces son propietarios.

Los métodos, similares, resistir duramente los cambios que afectan sus intereses, provocar el desabastecimiento y con ello el malestar social; especular con las divisas que obtienen del Estado a un cambio preferencial para importar; estimular el mercado negro, provocar el caos, la sensación de desgobierno, todo ello convenientemente alimentado por los medios.

Nada que no se conozca en América Latina. Aún sin la implantación de dictaduras militares el método se sigue aplicando, provocó la caída de dos gobiernos progresistas en los últimos años, de Zelaya en Honduras en 2009, y de Lugo en Paraguay en 2012.

Allende cayó víctima de uno de los primeros golpes militares de toda una serie que ensangrentó por años y años toda América Latina, con cientos de miles de víctimas y cuyas heridas aún están lejos de cicatrizar.

Las ofensivas y delirantes palabras de González coincidieron nada menos que con el 42º aniversario del sangriento golpe de Estado de Pinochet, de aquel 11-S de 1973 en el que Allende murió con un fusil de asalto en mano combatiendo junto a un puñado de sus hombres en la sede presidencial, la Casa de la Moneda, hasta que esta fue devastada e incendiada por los bombardeos de  los golpistas.

Cómo podría haber imaginado Salvador Allende que aquel joven líder socialista español cuatro décadas después diera semejante golpe a la Memoria Histórica, retorciera los hechos de tal forma que terminara presentando al mayor genocida en la historia de Chile como un hombre respetuoso de los derechos de sus prisioneros.

Pero claro, Allende no pudo conocer que ya antes aquel joven líder socialista llegaría al poder, que encabezaría uno de los gobiernos más corruptos en democracia, compitiendo con el encabezado luego por Mariano Rajoy, y tampoco llegó a saber que fue durante la presidencia de González  cuando se produjeron los casos más graves de terrorismo de Estado desde el fin de la dictadura franquista.

El caso que mencionó González en su rueda de prensa se produjo a fines de agosto de 1977, llegó a Chile tras visitar Colombia; tenía 36 años, era líder del PSOE, en la oposición -Adolfo Suárez ocupaba La Moncloa- y se hacía querer en el exterior, muy especialmente en América Latina, inversión política que le daría grandes frutos posteriormente… y hasta el día de hoy.

Su solicitud para visitar en la cárcel de Capuchinos al senador socialista Erich Snake y a Carlos Lazo, un alto directivo del banco del Estado, fue debatida intensamente en el Gabinete de Pinochet. Habían pasado ya los primeros cuatro años más cruentos de la dictadura; ya habían sido asesinadas 3.200 personas, sindicalistas, activistas barriales y estudiantiles, militantes de todas las formaciones de izquierda, periodistas, artistas e intelectuales comprometidos, abogados laboralistas; decenas de miles habían sido encarcelados y torturados y cientos de miles habían emprendido el camino del exilio.

Reinaba ya la paz de los cementerios. La dictadura quería mejorar su imagen, como luego haría Videla, el genocida argentino, albergando el Mundial de Fútbol de 1978, dos años después del golpe de Estado, y Pinochet intentaba romper su aislamiento internacional.

A Felipe González no solo se lo dejó ver a los presos, sino que fue recibido, junto con los tres periodistas españoles que lo acompañaban, a bombo y platillo por el régimen. La prensa oficialista registró abundantemente los encuentros de González con la ministra de Justicia, Mónica Madariaga, con el presidente del Tribunal Supremo y otros altos cargos de la dictadura, mientras la embajada española respaldaba todas sus gestiones.

El líder del PSOE se sintió satisfecho y lo supo vender. El régimen de Pinochet también.

Los medios de comunicación sumisos a la dictadura mostraron con ello machaconamente durante días las relaciones cordiales del régimen nada menos que con un líder socialista europeo de moda. La Transición española era el modelo a seguir, un ejemplo de cómo hacer borrón con los crímenes del franquismo y cuenta nueva. La dictadura permitió lo que nunca antes permitía, que familiares de prisioneros y de desaparecidos hablaran personalmente con el visitante.

Desesperados tras ver siempre cerradas las puertas de las cárceles y tribunales en sus narices, esos familiares pedían a González que abogados europeos se interesaran por los prisioneros, como forma de presión y para garantizar sus vidas.

Pinochet habrá saltado de alegría cuando leyó en la prensa las declaraciones de González tras visitar a los dos presos: “He de confesar que se encuentran en unas condiciones mucho más favorables de las que estaban los presos políticos en España”.

También se habrá alegrado de ver que el periodista enviado por El País a cubrir la visita de González escribía en su crónica: “A niveles estrictamente políticos la situación en Chile no parece tan dura como desde el exterior puede imaginarse”.

El exilio chileno en España no podía creer lo que estaba leyendo, flaco favor para quienes luchaban con tanta dificultad para sensibilizar a la sociedad en el Estado español sobre los crímenes que estaban ocurriendo en su país.

El líder socialista se fue y los genocidas chilenos retomaron su labor represiva cotidiana, cada vez más ambiciosa.

Desde dos años antes la represión, los atentados, secuestros, torturas y asesinatos ya no se limitaban al territorio chileno. En noviembre de 1975 se había puesto en marcha en Santiago de Chile la Operación Cóndor. Por iniciativa de Pinochet se reunieron en aquella fecha en la capital chilena los jefes de Inteligencia de las dictaduras chilena, boliviana, brasileña, uruguaya y paraguaya, más el titular de Inteligencia de Argentina, en carácter de “observador”. Era este un gobierno formalmente democrático pero que ya había asesinado a 1.000 opositores con su paramilitar Triple A. La presidenta, María Isabel Martínez de Perón, Isabelita, se resistió a ser extraditada a Argentina, y vive aún hoy plácidamente en Barcelona. Argentina entraría de lleno en el operativo tras la llegada de la dictadura de Videla, en 1976, y rápidamente comenzaron los secuestros de chilenos y uruguayos huidos de sus respectivos países.

La hija del escritor y poeta argentino Juan Gelman y su esposo fueron secuestrados en Argentina y como parte de esa coordinación represiva fueron trasladados a Uruguay donde fueron asesinados.

La Operación Cóndor fue una coordinadora del terrorismo de Estado del Cono Sur, por la cual cada dictador se ocupaba de perseguir, secuestrar y asesinar a los huidos de las dictaduras vecinas. Se convirtió en un infierno, no había escapatoria. Sus crímenes no se limitaron a los territorios de los países involucrados sino que se expandieron por todo el mundo.

El que fuera ministro de Exteriores de Allende, Orlando Letelier, fue asesinado en Washington el 21 de septiembre de 1976 junto a su secretaria, la ciudadana estadounidense Ronni Moffitt, mediante un coche bomba. Washington amonestó a Pinochet por colocarlo en situación tan embarazosa.

Ese mismo año era secuestrada en Bolivia y trasladada a Argentina Graciela Rutilo Artes, con su pequeña hija Carla. Graciela fue asesinada y su madre, Matilde Artes Companys, Sacha, exiliada en España, pudo recuperar después de muchos años y traer a Madrid a su nieta Carla.

El ex presidente de Bolivia Juan José Torres fue asesinado también en Argentina, donde se encontraba exiliado. En Roma fueron tiroteados en 1975 y heridos gravemente aunque salvaron sus vidas el ex vicepresidente chileno Bernardo Leighton y su esposa, Anita Fresno.
Pinochet y su mano derecha, el genocida Manuel Contreras -recientemente fallecido- se reunieron en Madrid cuando asistieron a los funerales de Franco con alguno de los autores de ese atentado, el fascista italiano Stéfano della Chiae.

En las embajadas de las distintas dictaduras los agregados militares se ocupaban de coordinar las tareas de Inteligencia y de facilitar infraestructura a comandos que viajaban expresamente para cometer sus crímenes.

España no estuvo ajena a esas acciones, varios represores de la Armada fueron identificados y escrachados públicamente en aquellos años, y una de las fundadoras de las Madres de Plaza de Mayo, Noemí Esther Gianetti de Molfini, fue secuestrada en Lima el 14 de junio de 1980 y trasladada a España con engaños.

Le aseguraron que sólo la dejarían libre si viajaba al extranjero. Noemí no tenía opciones, le prepararon documentación falsa y viajaron con ella, en un avión regular.

Era una trampa, un macabro plan. Noemí apareció asesinada en un apartamento en la calle Tutor 37 de Madrid. La dictadura argentina dio publicidad al caso para difundir la versión de que no la había secuestrado, sino que vivía tranquilamente en Europa y que había sido asesinada por otros exiliados “por diferencias internas” para intentar desmontar la campaña de denuncias por los desaparecidos.

La Operación Cóndor contrató servicios de periodistas y agencias especializadas para contrarrestar las denuncias que se hacían sobre las dictaduras del Cono Sur y mejorar su imagen.

Fue Pinochet quien propuso que el operativo se llamara Cóndor, como honor a esa enorme ave carroñera de la cordillera de los Andes que aparece en el escudo de Chile.

Mientras la dictadura chilena recibía cordialmente a González y sacaba buen partido de su visita, miles de chilenos permanecían presos en cárceles y campos de concentración, y los exiliados chilenos y de todas las dictaduras del Cono Sur intentaban protegerse de las garras de ese cóndor que seguía persiguiéndolos… que seguía persiguiéndonos, allí donde fuéramos.

Roberto Montoya
Periodista y escritor, coautor del libro ‘El caso Pinochet y la impunidad en América Latina’.






-- 
N e s t o r 
rana 059
Västerås, Suecia

Diputada Nacional del Frente para la Victoria de Argentina e integrante del Parlamento del Mercosur (Parlasur), Ana Carolina Gaillard:

Ana Carolina Gaillard


"A LEOPOLDO LÓPEZ HAY QUE TRATARLO COMO A UN DELINCUENTE"

Prensa AN 

21 de septiembre de 2015.- Para la diputada del Parlamento del Mercosur (Parlasur), Ana Carolina Gaillard, quien es integrante de la Delegación Argentina, es inaceptable que grupos mediáticos intenten hacer ver a la opinión pública que Venezuela viola los derechos humanos por el caso del derechista Leopoldo López.
La parlamentaria consideró durante una reunión que sostuvo la Bancada Progresista del Parlasur, celebrada este domingo en Montevideo, Uruguay, que López debe ser tratado como un asesino y traidor a la patria, tras el asesinato de 43 venezolanos, víctimas de las guarimbas convocadas en el 2014 por la ultraderecha.
"Debemos salir a la ofensiva con esto, en cada foro que desarrollemos debemos contar esta historia que es tergiversada en los diferentes medios de comunicación. Debemos contarle al mundo que López estuvo en el levantamiento y golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez y ahora contra el presidente Nicolás Maduro en Venezuela", refirió.
Aseguró que todo se trata de una campaña de difamación internacional no solo contra Venezuela, sino también contra Argentina, Brasil y demás estados de la región, que va acompañada de guerras sucias que afectan la economía y el desarrollo social de los pueblos.
Indicó que Leopoldo López no debe ser tratado como un líder político encarcelado sino como un delincuente. "Leopoldo López es un delincuente, Antonio Ledezma es un delincuente y María Machado también, allí están las pruebas y se llevó a cabo el proceso jurídico-penal correspondiente", aseveró.
Recordó que Estados Unidos encarceló a los cinco héroes cubanos por más de 5 años, sin ninguna prueba que los inculpara de algo. Inventaron pruebas y los obligaron a que asumieran culpas que no les correspondían. De ese caso nadie se acordó y nadie dijo que a esos ciudadanos se les violaron sus derechos humanos.
Durante la reunión, estuvieron presentes el diputado Saúl Ortega, quien es presidente del Parlasur, así como los parlamentarios Tania Díaz, Jesús Faría, Carlos Gamarra, Esteban Argelio Pérez, Earle Herrera, Christian Zerpa, Yul Jabour, Fernando Soto Rojas y José Alfredo Ureña en representación de la delegación venezolana.

FRENTE PARA LA VICTORIA DE ARGENTINA EN MÉXICO

DECLARACIÓN SOBRE EL CONFLICTO ENTRE VENEZUELA Y COLOMBIA




El gobierno de Colombia acusó a Venezuela por supuesta violación de los derechos humanos de algo más de un millar de sus ciudadanos que habitaban el estado de Táchira, en la franja fronteriza entre ambas naciones. Esta acusación se fincó en organismos internacionales y se amplificó mediante la campaña montada por los grandes medios de comunicación que responden a los intereses del imperio, transnacionales y sectores de derecha de los países, lo cual se suma a la sistemática agresión desestabilizadora contra la revolución bolivariana que comenzó desde que asumió el presidente Hugo Chávez en 1998, la que incluyó el intento de golpe de estado de 2002.

El 12 de septiembre Bogotá sumó a la tensión reinante la denuncia de violación de su espacio aéreo por aeronaves militares venezolanas, hecho que es negado por el gobierno de Venezuela.​

El primer organismo que atendió la actual situación fue la OEA, donde el pasado 1°de septiembre el pleno de representantes no aceptó la petición colombiana de convocar una Reunión de Consulta de los Ministros de Asuntos Exteriores. En esa sesión Colombia obtuvo 17 votos a favor, 5 en contra, 11 abstenciones y hubo una ausencia, por lo que la moción fue derrotada. 

El embajador de Venezuela ante el organismo, Roy Chaderton, expresó que el gobierno de su país  ”no es partidario de discutir este tema en la OEA por su lamentable historial” y sostuvo que lo más indicado sería en la UNASUR,  ya que éste ha sido el adecuado para resolver conflictos en los últimos años. La reunión se iba a llevar a cabo el  8 de septiembre, pero, lamentablemente, el gobierno de Colombia se negó a concurrir a esa instancia regional.

Hay que señalar que llaman la atención los votos de El Salvador y Uruguay en la OEA a favor de Colombia. En el caso de Uruguay recordamos que al inicio del segundo gobierno de Tabaré Vázquez, el canciller Rodolfo Nin Novoa, desafortunadamente, comparó el tema de derechos humanos en Venezuela -por la detención de Leopoldo López y Antonio Ledezma, ambos con antecedentes como partícipes activos en el fracasado golpe 2002, - con lo acontecido durante la pasada dictadura en su país, algo que se cuestiona por no equiparable y de distinta naturaleza.

Bogotá resolvió presentar el conflicto como un simple problema de desplazamiento de colombianos, lo que difiere sustancialmente de la realidad de los hechos.  La repatriación de un número limitado de colombianos se debe a que  -de una u otra forma-, se vinculaban con acciones ilegales, desde diversas escalas de contrabando hasta la utilización de construcciones y viviendas como refugio y base de operaciones criminales.  Entre los edificios señalados para demolición hay refugios de secuestradores y sitios en que los ahora repatriados acumulaban alimentos y bienes a precios reducidos que luego eran vendidos en Colombia.

Lo paradójico es que la repatriación de ese limitado número de colombianos relacionados con la delincuencia- los que en otros países hubieran sido juzgados y encarcelados- contrasta con la presencia de cinco millones y medio de sus connacionales residentes en Venezuela, quienes han sido acogidos con generosidad, poseen plenos derechos políticos y gozan de todos los programas sociales bolivarianos, incluyendo educación gratuita, asistencia sanitaria,  alimentos subsidiados, así como vivienda. Se estima que un promedio de 150 mil colombianos emigran a Venezuela cada año. En ese número se contabilizan 110 mil desplazados por el conflicto bélico en Colombia, según el informe de 2015 del órgano de la ONU para los refugiados (ACNUR).

Por lo tanto, es evidente que el conflicto no puede enfocarse en uno de sus efectos, sino que merece una explicación más profunda basada en causas comprobables por la comunidad latinoamericana.

Debido a la situación, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó el Estado de Excepción en específicos municipios del estado Táchira y el cierre provisional de la frontera, luego que tres miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana fueran baleados y heridos.

Esta decisión se tomó con la finalidad de enfrentar la eventual embestida de paramilitares, lograr la desarticulación de atentados socioeconómicos, frenar el contrabando de alimentos, medicinas y otros bienes, así como evitar la desestabilización de la moneda venezolana, ya que los contrabandistas aprovechan ilegalmente su cotización para la adquisición de bienes esenciales a muy bajo costo -subvencionados por el gobierno venezolano con el fin de garantizar la alimentación y el bienestar de su pueblo-. El caso del contrabando de gasolina a gran escala es un negocio ilegal de lo más rentable por sus bajísimos precios en Venezuela en relación con los de Colombia. El argumento del gobierno bolivariano para estas y otras medidas es la defensa de la soberanía territorial y los derechos humanos de la población venezolana.

Con base en lo expuesto, ofrecemos nuestro apoyo al gobierno constitucional de Venezuela, en una coyuntura que el imperio y la ultraderecha pretenden utilizar el conflicto para dividir a dos pueblos de Nuestra América, sumando desde aquí el rechazo al intento  de confundir y desplazar el foco de atención por parte del  gobierno de Colombia que procura ocultar su responsabilidad en el conflicto.

Asimismo, consideramos que la única vía de solución para evitar la confrontación entre estos países hermanos, es el diálogo que permita acceder a una solución en los términos que lo ha reiterado el presidente Maduro en Caracas este 9 de septiembre:  “….yo propongo que se trabaje desde las cancillerías,  para que el presidente  Santos y yo firmemos un pacto de paz, de convivencia y coexistencia de modelos políticos, económicos y humanos entre Colombia y Venezuela..." Esta propuesta estuvo sobre la mesa el 12 de septiembre en la reunión en Ecuador de las dos cancilleres que declararon que seguirán tratando de llegar a acuerdos que posibiliten el encuentro de sus presidentes.

FRENTE PARA LA VICTORIA DE ARGENTINA EN MÉXICO
GRUPO DE FRENTEAMPLISTAS DE URUGUAY EN MÉXICO POR LA IZQUIERDA

viernes, 5 de junio de 2015

FIFA: LA MISMA CORRUPCIÓN, LOS MISMOS PERSONAJES.


Por Carlos Prigollini
La corrupción es inherente al sistema neoliberal. No transcurre un solo día en que las noticias no hagan epicentro en este cáncer que nos toca vivir especialmente en nuestra maltratada América, como tampoco escapan a ella los países de otros continentes.
Hemos derramado ríos de tinta señalando que los mismos empresarios que participan de este desastre son generalmente los directivos más importantes de los clubes de fútbol. Obviamente la poderosa FIFA no escapa a estas garras, ya que sus millonarios dirigentes componen el mayor corporativo mundial con sede en Suiza. 
Sucede que si han privatizado todo o casi todo, apartando al Estado de la protección de los más débiles, sobre todo en rubros de supervivencia como educación, salud y vivienda, como no van a privatizar también el fútbol que cayó en manos de gente que no tiene idea ni sensibilidad alguna para manejar el noble deporte?
Así las cosas la FIFA queda en manos de empresarios voraces, que lejos de ver el viejo y querido fútbol como un deporte, un juego que aliente la solidaridad entre sus integrantes, una contención social para la juventud, de manera rapaz y oportunista se valen de la pasión de multitudes para alimentar sus inconfesables y espúreos arreglos. Léase amañamiento de partidos, compras de sedes, presiones arbitrales, lavado de dinero, licitaciones obscuras en favor de monopolios televisivos, sumado al manejo de impresionantes cantidades de dinero que lastiman el honor y la decencia de cualquier ciudadano común. Si bien, los continuos llamados de atención para que FIFA fuera más transparente, quedaron en promesas, Blatter nunca cumplió con estos requisitos, así como tampoco rindieron cuentas las diferentes áreas subordinadas al máximo organismo.
Mas allá de las acertadas críticas de ex futbolistas como Maradona, Figo, Platini o Romario, la FIFA desde hace muchísimos años viene pidiendo a gritos un urgente cambio de hombres y estructuras. Desde los tiempos de Joao Havelange, Julio Grondona y mucho más en la actualidad con el eterno Sepp Blatter, la mayor de las transnacionales que mantiene a más de 500 millones de personas, debería tener como precepto fundamental la limpieza, ética y moral de sus directivos. Contrariamente a lo mencionado, las últimas cuatro décadas se fueron en medio de escándalos de sobornos, guerras internas y negocios turbios que dejaron al fútbol en el peor de los escenarios, sobre todo de aquellos que de manera  oportunista creen que el juego es una manera de estupidizar a las masas. 
El largo reinado del suizo,-que ayer fuera reelecto en extrañas y complejas elecciones- como el anterior de su par brasilero hicieron un tremendo daño al más popular de los deportes. Esta semana, en medio de la peor de las tormentas, con ocho dirigentes de FIFA en el banquillo de los acusados,(algunos de ellos conocidos como represores y cómplices de asesinos y torturadores de pasadas dictaduras militares,hoy enemigo declarado de la presidenta Dilma Rouseff, tal es el caso del ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, José María Marín )tres dirigentes de la misma entidad prófugos,(entre ellos el CEO de Torneos y Competencias, el argentino Alejandro Burzaco, ligado al PRO del derechista Mauricio Macri, empresa y partido político socios del oligopolio Clarín, quién a su vez es opositor permanente del gobierno popular que encabeza Cristina Kirchner) sumado a una sorpresiva irrupción del FBI en un lujosísimo hotel de Zurich  para resolver el tema del lavado de dinero en bancos de Estados Unidos, ha consumado un acto de justicia de una organización mafiosa que tuvo su esplendor durante casi medio siglo para delinquir con total impunidad en casi todos los países miembros de este organismo.
Tal como señalara el ex futbolista balón de oro, el portugués Luis Figo tras la relección de Blatter: "Hoy la FIFA ha perdido, pero por encima de todo, el fútbol ha perdido y todos los que creen en él".                                                                                                                                                                                                                                                                        México, D.F., 30 de mayo 2105.