lunes, 16 de junio de 2014

ARGENTINA: EL DÍA QUE EL FÚTBOL DERROTÓ A LAS CORPORACIONES


Por Carlos Prigollini
La TV pública argentina registró uno de los más grandes ratings, 40 puntos, de la historia de la televisión. Dicho acontecimiento despertó la ira de los grandes medios opositores, como La Nación y Clarín, quienes no conforme con la satanización del juicio que se realiza al vicepresidente Amado Bodou, descargaron artillería pesada contra el  técnico de la Selección Nacional Alejandro Sabella sosteniendo que el" plantel está dividido " y que hay "peleas entre los jugadores que el técnico no puede controlar"
Estos ataques que jamás han podido ser verificados, tienen su raíz en el reconocimiento que hizo el Director Técnico semanas pasadas sobre su militancia setentera y la reivindicación de la política actual, asi como también el reconocimiento de la Juventud Peronista.
También la octogenaria conductora Mirtha Legrand - de clara tendencia ultra conservadora - dedicó espacio a la ex novia de Diego Maradona, Rocio Oliva quién declaró sobre la conducta agresiva e indecorosa del ex jugador, que es hostilizado permanentemente por los medios hegemónicos a raíz de su declarada admiración al Comandante Hugo Chávez y su adhesión a la presidenta Cristina Kirchner, tal como lo hiciera en su espacio televisivo de la cadena venezolana TeleSur.
Sin duda, que el fútbol no solo representa la gran pasión de los argentinos, sino que esta vez se transmite sin distinción alguna a todos los rincones del país de manera gratuita, cuándo antes era TV codificada, pagada con anticipación y sólo se permitían ver los goles de los principales partidos hasta la noche del domingo. Fútbol para todos es una creación de la actual administración kirchnerista y permite llegar a los sectores más pobres y humildes, incluso a través de cadenas repetidoras que hoy maneja el Estado, cuándo en el pasado eran propiedad del grupo oligopólico Clarín.
Es cierto que el Mundial de Brasil despierta pasiones en un país tan futbolero como Argentina, pero también sirve destacar que los medios que hoy censuran al técnico nacional y a un ícono como Maradona, son los mismos que en el pasado Mundial de Argentina en 1978, en plena dictadura militar, destacaron "la paz y la concordia en que se desarrolla la fiesta futbolística mas grande, prueba que los argentinos somos derechos y humanos". Los mismos medios que utilizaron al fútbol para perpetuar un régimen asesino, que callaron las atrocidades cometidas y la corrupción imperante tanto en la dictadura como en el menemismo, que solaparon un proyecto económico de saqueo y de aniquilamiento opositor, hoy desatan su furia contra un gobierno constitucional, nacional y popular con falsas acusaciones como que la transmisión gratuita de los partidos de fútbol es "política de circo y demagogia". Sus informaciones sesgadas y anti-gobierno llegan al extremo del exabrupto cuándo uno de los principales periodistas del contradictorio abanico opositor expresa por Radio Mitre (emisora del Grupo Clarín) "que lástima por Sabella, yo pensé que era un buen tipo, pero resultó ser kirchnerista".
Mas allá del sesgado y desigual análisis de los mercenarios mediáticos, es obvio que durante este mes el fútbol derrota ampliamente a las corporaciones, de ahí sus mentiras y represalias.