lunes, 23 de septiembre de 2013

EL CÍRCULO ROJO DE LA DERECHA



Por Carlos Prigollini
El proyecto liberal se consolidó en Argentina a partir del año 1860, quedando vinculado de esta manera al sistema capitalista mundial que se venía expandiendo desde Europa.  Para profundizar este desarrollo fue necesario implementar desde el punto de vista económico y social la producción de la mayor cantidad de tierras y recursos, y aquellos que no se adaptaran a convertirse en mano de obra directa, deberían ser forzados a esa actividad o caso contrario ser excluidos mediante la violencia o la persecución, tal como se hizo con los aborígenes.
Fiel a estos "principios" después de un siglo y medio, el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) que dirige Mauricio Macri, no solo sigue más preocupado por sus negocios inmobiliarios que afectan el medio ambiente de la ciudad, sino que además amenaza al gobierno nacional con la existencia de un autodenominado "círculo rojo" que componen las fuerzas y los medios hegemónicos con los poderes fácticos, todos ellos de clara posición golpista. 
Ante la imposibilidad de constituir un frente opositor a nivel nacional, y más allá del desgobierno de la ciudad capital de la República Argentina, el PRO, partido de Macri, aparece con claros signos de fragmentación, cuya intención pasa por ponerle palos en la rueda a la presidenta Cristina Fernández, y a toda gestión laboral del gobierno nacional.